Las estafas más comunes que sufren los turistas

Cuando viajamos a otro país como turistas, siempre estaremos vulnerables a personas que les gusta tomar ventaja y aprovecharse de nosotros. No hay forma de ocultar que somos turistas y que bien poco es lo que sabemos. Aún si pretendemos ser muy listos y que no seremos estafados, la verdad es otra y todos lo somos de alguna u otra manera.

Realmente apesta ser estafado cuando estás de vacaciones y hay quienes que incluso después de mucho tiempo siguen cayendo de vez en cuando mcredit.mx, desde pagar un taxi a un precio exagerado o revelar información de nuestra tarjeta de crédito. Las estafas existen en cualquier país que visitéis en el mundo y lo peor es que es casi imposible saber cuándo estáis siendo estafado. Por lo que, al menos, es importante que sepáis qué tipo de estafas existen y saber qué hacer si una de ellas se presenta.

Así que aquí os dejo una lista de estafas que ocurren alrededor del mundo y que son las más comunes que el turista sufre. Mientras más sepáis, más posibilidades tendréis de evitarlas:

El taxímetro dañado

Esta es una estrategia bien común entre los taxistas cercanos a los aeropuertos o estaciones del tren, pero en realidad puede darse en cualquier otro lugar. Una vez que hayáis embarcado el taxi, el conductor os comentará que el taxímetro no funciona. Para evitar esta estafa lo mejor que podéis hacer es aseguraros antes de montaros en el auto de que el taxímetro funciona. En caso de que el conductor se niegue a encenderlo afirmando de que pagaréis menos si él mismo asigna una tarifa, huid porque os quiere estafar – MX. Tomad otro taxi.

El hotel cerrado o lleno

Otra táctica entre los taxistas es deciros que el hotel al que os dirigís está cerrado, que es muy malo o que está totalmente reservado. Así que os lleva a un hotel más caro y al final el conductor recibe una recompensa por parte del hotel. Lo mejor que podéis hacer es llamar con anticipación al hotel al que váis para aseguraros de que haya habitaciones y esté abierto, pedir un servicio de taxi directamente y si es posible, tener una reservación.

Derrame en tu ropa

Es una práctica muy común en Europa. Mientras que un turista va caminando por la calle, alguien arroja alguna salsa o incluso caca de paloma sin que se de cuenta. Cuando el turista descubre que su ropa está manchada, un “amigo” se acerca muy amablemente para limpiarlo, sin embargo, al mismo tiempo extrae la billetera de su bolsillo o cartera. Si alguna vez os sucede, sencillamente no permitáis que alguien se aproxime a ayudaros. Dirigíos a un baño y limpiaos vosotros mismos.

El policía falso

Este es un clásico de las estafas y a la vez, bastante gracioso. Y sucede así: primero se aproxima una persona a ofreceros productos ilícitos, como estupefacientes. En ese momento se acerca el “policía” insistiendo en revisar vuestros bolsillos y todo lo que tenéis para tratar de arrancaros algo de dinero o incluso, vuestra billetera. Lo más recomendable es nunca entregar la billetera o pasaporte a nadie. Por el contrario, pedidles su identificación para llamar y confirmar de que es quien dice ser. También podéis decirle que vuestro pasaporte está en el hotel y que os acompañe a por él.